Consejos de limpieza para una casa con parquet

Las casas con parquet son muy valoradas. El parquet es uno de los materiales más solicitados para pavimentar una vivienda. Esto es así no solo por su calidez sino por el estético resultado, con un toque natural, que aporta. Además, es un pavimento muy discreto y menos sucio que cualquier otro de otro material.

El hándicap de este material es, y ha sido así durante mucho tiempo, su limpieza. En primer lugar, por la cantidad de opiniones que podrás encontrar al respecto y segundo porque el mantenimiento del parquet depende en gran medida del tipo de limpieza.

Cómo hacer para conseguir un buen mantenimiento del parquet.

Para empezar, recomendamos que para evitar que la suciedad penetre en la madera hagas una limpieza general diaria con una aspiradora (el robot aspirador es perfecto para este tipo de suelo por su suavidad) o un cepillo o mopa suave.

Si encuentras alguna mancha especializada, puedes utilizar un paño ligeramente humedecido.

Una o dos veces por semana, friega los suelos de parquet.

A la hora de fregar esta superficie, utilizar productos altos en amoniaco o productos corrosivos como la lejía, al igual que el vinagre, acabarán con la capa de barniz que protege la madera de los daños que le puedan causar el uso y las pisadas.

Si quieres fregar el parquet tienes que tener en cuenta que debes invertir en productos especializados en la limpieza de este tipo de suelo. Recuerda que tienes que escurrir muy bien la fregona porque el exceso de humedad dañará la madera.

Por último, puedes, una vez al mes aproximadamente, aplicar un producto especializado para abrillantar el parquet, y así proteger y cuidar la capa más superficial del barniz. Evita aplicar ceras y barcines, ya que lo que hacen es atrapar la suciedad, y esto luego es muy difícil de quitar.

Otro truco que debes tener en cuenta para un perfecto mantenimiento del parquet es protegerlo de los muebles. Utiliza adhesivos en todas las patas de los muebles para evitar que el movimiento de estos pueda arañar al parquet.¡

Ten también mucha precaución con las piedras que queden atrapadas en la suela de tus zapatos, los tacones, o las botas y zapatos mojados en invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *